Ministerio Cristiano la Trinidad
Familia
Consejería
Espiritualidad
Educación
Ecología
Recursos Científicos
Educación / Formación Consorcio Latinoamericano Colegio de Capellanía y Consejería Profesional Clinica Medica y Consejería Ministerio Pastoral y Eclesiástico

Familia

La familia es sin duda la entidad más establecida y respetada en la estructura social latinoamericana. Aun más, esta se constituye sin duda alguna en el fundamento primordial de su compuesto social. Este microcosmos de nuestra sociedad es, por ende, un medio fundamental para entender y observar los patrones que comúnmente rigen todo intercambio interpersonal. Así bien, en nuestro cometido de investigar la familia, somos conscientes que estamos investigando la fibra misma que nos compone, nos nutre y nos determina. Al mismo tiempo que sabemos que cualquier cambio significativo que logremos obtener para el afianzamiento de la misma, es un cambio que repercutirá para el beneficio de nuestro entorno social.

Siguiendo el modelo estructuralista propuesto por Salvador Minuchin, entendemos la familia como un sistema y como todo sistema, éste esta en constante búsqueda de su homeostasis. Para alcanzar la misma, el sistema familiar se usa de diversos subsistemas que a su vez recurren a métodos tan variados como los mismos miembros de la familia. Entre los métodos más representativos de este accionar, encontramos las alianzas, el cruce y desestabilización de límites entre subsistemas, y la asunción o distribución – muchas veces arbitraria – de papeles familiares. El terapeuta conocedor de esta dinámica sabe revestirse de humildad y sencillez al aproximarse a tan intricada realidad.

Realidad que es aun más diversa y compleja en la familia Latina, ya que debido a su composición inusual y altamente colectiva, ésta se despliega e incluye muchos mas miembros que aquellos que son determinados por sangre o parentesco. Esta realidad comúnmente conocida como familismo, es también una manera que nuestra familia Latina usa para integrar su proceder al vivir comunitario y así buscar la participación y ayuda del complejo social en sus asuntos internos. Es precisamente este complejo accionar el cual nos lleva como terapeutas a aproximarnos a esta realidad con humildad y respeto, buscando así ser instruidos por medio de una observación estructurada en los procesos y dinámicas propios de la familia Latina